Mis/Tus Recuerdos | POSDATA | todotalavera.com

¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Posdata

Mis/Tus Recuerdos

por Diana González

Cuando dos personas súper especiales que acabo de conocer me hicieron pensar en Talavera y todo lo bueno que el sitio de donde soy tiene que ofrecer, creo que pensé en la esencia de este post. Talavera es mi hogar, y aquí tengo muchos de mis buenos recuerdos. Recuerdos que indudablemente se asocian a distintas personas, pero también a diferentes sitios de la Ciudad de la Cerámica. Hoy quiero dedicarle mi entrada a todas las personas que os enamorasteis en Talavera, a todos vosotros que empezasteis a salir de noche aquí, que volvisteis a casa de la mano (o no) con esa persona que os gustaba. En Talavera te besaron por primera vez, fumaste ese primer pitillo y fue aquí donde vomitaste por culpa de esas primeras copas de más.
Este post habla de gente que hoy tiene treinta y pocos o veintimuchos… Perdonadme todos los demás.

Pero la Talavera que yo conozco comenzó a salir hasta las diez de la noche en Nuevo Centro, comía en McQueen (porque Mc Donals no había…), empezó a bailar en Nassaü y Avalon, pasaba las horas muertas en los locales de ensayo del otro lado de la vía, quedaba siempre en la plaza del Chicle y compraba chuches en el quiosco rojo. El primer chico me gustó mucho antes de que mis padres me dejaran salir sola a casi cualquier sitio. Pero yo también iba a los recreativos y al parque Prince para verle. ¿A cuántos de vosotros os han besado en un sitio tan poco romántico como el “Anfi”? Sois unos mentirosos los que diréis que esperabais que me refiera al Anfiteatro. Es, y será, el Anfi.

Estoy completamente de acuerdo con Samuel Magaña en que todo empezó en el Centro Comercial. Todos hemos entrado en Vatikano. Era un antro, sí. Pero ningún plan se nos antojaba mejor que poder pasar un rato del sábado allí. Porque los niños de ahora salen muchísimo. Pero nosotros salíamos los sábados. Sobre todo en invierno. Y el padre de alguien del grupo nos recogía. Y sí, las niñas ya habíamos subido a primera hora a pintarnos esa raya blanca horrorosa al baño. Y a la hora de irse, todos, y digo TODOS, nos rociábamos en colonia y te metías en la boca por lo menos dos chicles. ¡Qué pavos éramos!

Sin darme cuenta, un sábado de verano estaba de repente en la covacha. Tenías un vaso de plástico en la mano y no sabías muy bien qué hacer, no lo niegues. Mis amigas bebían malibú con piña, o 43 con chocolate. Ponche. El ron llegaría años después. Y ahora, haz memoria. A la covacha ibas a pasearte. A recorrerte mil y una vez el parque en busca de ese alguien especial. Perdonarme todos los chicos, nosotras éramos así de tontas… El kalimotxo y los litros de cerveza siempre fueron para las fiestas del instituto. Después empezó la Reserva, Código, Aire…y en el centro de todo, Nassaü. Todos los grupos del mundo tenían “su” sitio en Nassaü. Lo que no sé es como cabíamos todos…

Y llegaban las ferias. La plaza de la Juventud es algo relativamente joven. Antes quedabas y donde ibas de verdad era a la feria. ¿O no? A montar en todo lo que te permitiese la paga.

Y entre semana, con la primavera y el instituto, empezaste a salir más. Muchos teníamos la excusa de la escuela de idiomas (y la parte de atrás donde hacíamos pellas), el entrenamiento del deporte de turno, o la informática. Sí, tus padres te apuntaban a informática. Los más virtuosos también tocaban algún instrumento y montaron los grupos más guays de Tala. Piensa en esa primera vez que los viste tocar… Con el amor de cada curso de instituto, y depende siempre de cuál, fuiste a un parque u otro de Talavera. Yo fui al de la piscina climatizada y a la Alameda. A sentarme a un banco, el césped y yo nunca nos llevamos bien. Odio los bichos.

Sin darte cuenta cumpliste 18.Muchos nos fuimos de Talavera. Casi siempre a Madrid o Toledo. Y todos esos lugares especiales donde empezaste a ir de cañas, donde hiciste el ridículo con todos tus amigos, donde te reíste a carcajadas, quedaron atrás. No puedes negarme que todavía hoy, alguna vez, has pasado por allí y te han venido a la cabeza mil y una anécdotas.

Hoy quiero que tú también me hables de esos sitios donde pasaste las horas muertas con tus amigos, porque en esta entrada no caben todos y a mí, se me olvidan muchos.

Añade tu comentario

ÚNETE

1 comentario

  • mdf

    28/10/2013 08:47

    Gracias Diana por este viaje en el tiempo que me has dado.....Yo recuerdo salir los Domingos a las 19:00 o así para ir a Código, el que era un pasillito, cuando todavía era un mico.. o Cantdown que tampoco saliamos de allí. Pero lo más fuerte de todo, ha sido volver por la zona de Nassaü (nosotros tb teníamos nuestro sitio) y ver que es un supermercado y Media Suela una tienda informática, ya si que sólo quedará como un recuerdo de algunas generaciones...

    Me gusta 1

    No me gusta 0