Historias de las Súper Mamás | POSDATA | todotalavera.com

¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Posdata

Historias de las Súper Mamás

por Mª PAZ PEDRÓS

Querid@s talaveran@s,

Hoy le hago un hueco en Posdata a otra bloguera fenomenal de TodoTalavera. Paz Pedrós es la encargada del Peque Plan, pero hoy su entrada va dedicada a todas esas “súper mamás” a las que la vida les ha regalado un ser maravilloso del que preocuparse el resto de su vida.

Gracias a todas las mamás del mundo, por vuestros mimos, cuidados, castigos, pasteles y disfraces. Hoy, entendemos que todo eso que nos dais os roba un poquito de vosotras mismas.


HISTORIAS DE LAS SÚPER MAMÁS

Esta semana quiero aprovechar este blog para escribir un post que lleva dando vueltas en mi cabeza muchos muchos meses. Cuando me junto con amigas y empezamos a contar cosas sobre nuestros hijos, siempre terminamos contando algo que nos hace morir de risa porque son situaciones en las que nos encontramos las madres que jamás pensábamos que iban a pasar y al final pasan.

Porque cuando tienes un hijo ya tienes asumido los tópicos (que son verdades como una catedral) sobre no dormir, no tener intimidad, las prisas , los horarios, el poco sexo.. Eso todo ya lo sabemos, pero ¿y esas cosas que jamás pensabas que ibas a permitir que te pasaran y pasan?. Aquí os dejo unas cuantas. ¿Decidme si tengo razón o no? ;)

          1. Ir por las mañanas con tanta prisa, levanta, desayuna, el bocadillo, coge la mochila, tú intentando pintarte el ojo lo mejor posible, llegar al colegio y darte cuenta de que llevas una manoletina negra y otra azul.
          2. Salir a comprarte unas sandalias de tacón monísimas que has visto en un escaparate y cuando te las estás probando estar pensando ¿con estas podré correr?.
          3. Que llegue la navidad y tu árbol, que siempre había parecido de revista de decoración, parezca una exposición de luces de los chinos con bolas de brillantina.
          4. Jurar que no llevaré a mi hijo con chándal y comprarle 3 diferentes a cual más feo y sólo pensar “esto se lava bien y no se plancha”.
          5. Que se lleven muchísimo los clutch y tú sigas utilizando ese bolso gigante porque de ahí sacas de todo como si fueras maga: toallitas, peonzas, pulseras de gomas o incluso pinzas de la ropa …

Pero aunque a veces recuerdo mi vida anterior con muchísimas menos responsabilidades, tener un hijo te da otra perspectiva de la vida que a mí me encanta, me llena más y me hace reír de todas estas cosas, que al final son graciosas. Y hace que cuando me pasan me sonría al recordarlo porque tener un hijo es una experiencia 100% recomendable.

Añade tu comentario

ÚNETE

1 comentario

  • samuel

    17/06/2014 12:03

    #Fan

    Me gusta 0

    No me gusta 0