¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pío Consejo

Pasear al perro: herramientas útiles

13/05/2014 | por ANTONIO FOLCH MARÍN



Además de estas reglas básicas, que os contamos en el post anterior, existen otras herramientas que nos pueden resultar muy útiles:


Collar de adiestramiento o de ahogo:

Este collar tiene muy mala fama, pero es por culpa de ser malempleado. Este collar consiste generalmente en una cadena de acero, también puede ser de tela o algodón, que se cierra al tirar de ella. Si un perro que lleva puesto este collar tira le comprimirá el cuello y tendrá “ahogos”, esto no es lo que se busca de este collar. Este collar debe situarse muy arriba en el cuello de forma que comprima la glotis (nuestra nuez de Adán) si tiramos de él, pero normalmente no se debe tirar. Este collar solo debe comprimir el cuello de nuestro perro cuando nosotros demos un ligero tirón hacia arriba, este servirá para hacernos “notar”. La sensación es similar a la que recibiría de otro perro que le “mordiera” el cuello para recordarle quien manda.


Collar de castigo:

Este collar se utiliza de forma similar al anterior, es incluso más eficaz porque los pinchos simulan los dientes. Pero a la hora de la verdad son poco prácticos, ya que a los propietarios nos da mucha pena poner los pinchos hacia dentro. Lo único que conseguimos es que cuando se acerca nuestro perro a hacernos unos mimos nos podamos llevar un arañazo. Por otra parte si los tirones son muy fuertes podemos lesionar al perro, no es un collar recomendable sin asesoramiento de un especialista.


Ronzal:

Es parecido a los usados en los caballos, se trata de una tira de tela que rodea el hocico del perro y va por detrás de las orejas. Se engancha debajo de la mandíbula de forma que cuando el perro tira ocurren dos cosas:
- Se le cierra la boca
- Sin quererlo el perro nota una fuerza lateral que le obliga a girar la cara mirándonos y comprendiendo que no debe tirar.

Es una herramienta muy útil y nada agresiva con nuestro perro.


Arnés tipo Halti:

Los arneses generalmente están contraindicados en el caso de perros que tiran, ya que se les facilita el hacerlo (recordemos a los perros de trineo).

Pero estos arneses tienen una gran diferencia: además de la hebilla para sujetar al perro desde la espalda tienen otra en el pecho. Se maneja al perro con dos correas (o mejor una correa de adiestramiento), cuando el perro tira la correa que esta sujeta al pecho hace que el perro se gire con lo cual que nos preste atención.

El cambio en el comportamiento del perro es desde el primer momento, esta especialmente indicado en perros muy efusivos y poder físico que tiran de la correa para ir a saludar a otros perros y personas.


Correa de adiestramiento:

Se trata de una correa fija de aproximadamente dos metros de longitud con un enganche en cada extremo y diversas hebillas a largo. Nos permite utilizarla como correa larga o corta, sujetar a dos perros a la vez, colocarnos la correa alrededor del cuerpo, usar un arnés tipo Halti, sujetar fácilmente al perro a un mobiliario urbano o a un carrito de bebe, entre otras funciones. Aunque normalmente la acabamos utilizando como una correa fija normal sigue siendo una herramienta valiosa.


Premios:

Que los premios funcionan es algo que a todos nos resulta fácil de comprender, ya que todos funcionamos a base de premios (trabajamos y recibimos un sueldo como premio). Pero hay un error que mucha gente comete, la gente suele dar trozos grandes de comida (chucherias, salchichas, comida casera, etc) cuando a los perros les da la misma alegría recibir un trozo minúsculo, es mejor partir los premios en trozos muy pequeñitos y darle la misma cantidad en total pero repartida en muchas veces.

De esta forma el perro estará siempre atento a su propietario porque cree que podrá recibir un premio en cualquier momento. En cualquier caso la cantidad de premios no debe alterar la dieta del animal, una buena opción es utilizar un poco de pienso como premio, que se lo reduciremos de su ración después.

Posiblemente el mejor premio que podemos dar a nuestro perro es una muestra de afecto: no altera la dieta del animal, es gratis y la tenemos siempre disponible. Una caricia y unas buenas palabras son lo que al final más valorará nuestro perro.

Por supuesto no hay que olvidar que los premios se dan a cambio de una actitud o ejercicio correcto; si los damos en cualquier ocasión y sin que sean una recompensa dejaran de ser útiles.


Esterilización:

Además de ser recomendable por su salud, principalmente en hembras, nos facilita enormemente el controlar a nuestro perro durante el paseo y reduce el riesgo de vernos en situaciones comprometidas.

Un perro esterilizado no esta pendiente de proteger su territorio frente a otros perros del mismo sexo, ni busca a los del sexo contrario para reproducirse. Por tanto cuando salga de paseo estará pendiente del amo, querrá jugar con otros perros y no estará únicamente pendiente de olores y de marcar el territorio. Cuando se encuentre con otro perro no lo considerará un competidor sino una oportunidad para jugar.

Además a los perros que no están esterilizados no les olerá a adultos por lo que tampoco le harán frente ya que no los considerarán rivales.

Tampoco hay que pensar que es la solución mágica, los perros seguirán teniendo su carácter y si no les gusta que otros perros se acerquen a sus dueños, juguetes o comida seguirán actuando igual. Los esquivos o agresivos no dejarán de serlo. El cambio solo afecta a la territorialidad relacionada con el deseo reproductor.


Collares de descargas eléctricas o spray:

Estos collares pueden ser automáticos (no nos sirven al salir a la calle) o con un mando a distancia. Algunos entrenadores profesionales los utilizan para corregir comportamientos en casos muy concretos, pero pueden ser muy contraproducentes si no se utilizan como es debido. Por lo tanto su uso debe estar restringido a los profesionales y asumir que puede obtenerse el efecto contrario al que se desea.


Hay algunas herramientas que nos obliga la legislación a utilizar:


Bozal

Es obligatorio su uso en los perros considerados potencialmente peligrosos. Aquí, además de las razas incluidas en el catálogo de perros potencialmente peligrosos, se incluyen perros que por sus características físicas o por su carácter se puedan encuadrar como potencialmente peligrosos. Incluidos perros de talla pequeña pero con comportamiento agresivo hacia otros perros y/o personas.


Correa fija

La utilización de las correas extensibles en zonas urbanas esta prohibida, al menos si no se usa el seguro. El perro debe estar atado con una correa fija con una longitud máxima de 1.5 metros para que pueda estar debidamente controlado.


Como actuar con otros perros

Esto es muy difícil de explicarlo en tan solo unas líneas, da para varios libros. Hemos de recordar que estamos hablando del caso en que nuestro perro es un cachorro.

Lo primero que debemos hacer es preguntar al propietario del otro perro la famosa pregunta “¿es bueno?” y si nos dice que no dejarlo tranquilo. Si vemos un lazo amarillo atado a la correa del otro perro no deberemos ni tan siquiera acercarnos, ya que nos están dando a entender que este perro tiene algún problema de comportamiento o esta siendo entrenado y no hay que distraerlo.

En general hay que dejar que los perros se conozcan sin tirar de las correas y estar atentos de las expresiones de ambos perros, dejar que se huelan y mostrarnos tranquilos.

Un sencillo ejercicio que puede ayudar es que nosotros seamos los primeros en saludar y tocar al otro perro, de esta forma el cachorro entenderá que es un amigo y que no debe tener miedo.

Añade tu comentario

ÚNETE

2 comentarios

  • Pio109

    14/05/2014 09:09

    Muchas gracias CastorTala

    Me gusta 0

    No me gusta 0

  • CastorTala

    13/05/2014 19:35

    Como siempre, súper interesante el post chicos de Pío 109

    Me gusta 1

    No me gusta 0