¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pío Consejo

La enfermedad del mosquito: La leishmania

12/11/2014 | por ANTONIO FOLCH MARÍN



Todos hemos oído hablar de que el perro de algún amigo o vecino a enfermado o muerto por esta enfermedad. Además debido al creciente número de casos diagnosticados en humanos se ha convertido en una pequeña alarma social. Pero en muchas ocasiones la información que nos llega esta muy alterada o exagerada. La leishmania es un parasito sanguíneo, con este articulo no pretendo profundizar en la leishmania propiamente dicha, lo que pretendo es hacer entender como se contagia, como se previene, como se detecta y por último que pronóstico y cuidados tiene un animal infectado.

Contagio
Para contagiarse la leishmania necesita la ayuda de un insecto muy parecido a un mosquito que se llama flebotomo. Este insecto tiene un tamaño muy pequeño, un par de milímetros. No se puede contagiar sin este insecto, por tanto un perro no puede contagiar directamente a otro perro o persona.

Estos flebotomos crían en zonas húmedas y con sombra como muros de piedras, alcantarillas y similares. Las hembras son las únicas que pican y por tanto las únicas que pueden transmitir la enfermedad, tan solo se alimentan (pican) en tres ocasiones durante su vida. Para contagiar a un perro antes deben estar infectadas con la leishmania, para ello deben de picar a un perro, u otro animal (roedores y gatos entre otros), que este infectado y no controlado. Por tanto para infectarse y contagiar debería picar la primera o segunda vez a un animal infectado.

Prevención
La prevención esta basada principalmente en dos estrategias:

- Reducir el riesgo de que el flebotomo pique al perro. Sobretodo durante el periodo de más riesgo: de mayo a octubre. Este periodo puede variar según la zona de España donde nos encontremos.

• Mediante el uso de antiparasitarios repelentes efectivos frente a ellos. Es recomendable su adquisición en centros veterinarios para que nos confirmen su efectividad, existen productos con cierto efecto repelente que se publicitan como efectivos pero que su eficacia es muy escasa. Además se están viendo falsificaciones de los productos más efectivos y caros.

• Evitando que el animal se exponga a la presencia del mosquito. Durmiendo en interior, no paseando al amanecer y anochecer cerca de zonas húmedas donde pueda haber flebotomos, fumigando las zonas ajardinadas, etc.

- La utilización de inmunomoduladores. Dentro de este tipo de productos esta la vacuna de la leishmania y un jarabe. Son productos que lo que hacen es ayudar al sistema inmune del perro a enfrentarse a la leishmania, de forma que si el animal se contagia le pueda hacer frente y no llegue a enfermar.

Tenemos que tener claro en que ninguna de estas dos estrategias es efectiva al 100 %. Ambas son complementarias y se recomienda el uso de ambos tipos de estrategias. Según las características del animal y el entorno donde vive será recomendable el uso de unos u otros productos, por ello de nuevo recomiendo el dejarse asesorar por su veterinario. Aunque realicemos un protocolo preventivo no debemos bajar la guardia ya que nuestro perro sigue con riesgo de ser infectado, y en ese caso la detección temprana es lo más importante.

Detección
Un gran número de animales infectados presentan una sintomatología común, uno solo de estos síntomas ya nos puede hacer sospechar de que este el animal infectado.

Dentro de estos síntomas, los más comunes son:
- Lesiones en piel
- Lesiones oculares y alrededor de los ojos
- Problemas renales
- Problemas en las articulaciones
- Ganglios poplíteos, situados en los muslos, aumentados de tamaño
- Uñas muy largas

Pero no todos los animales enfermos presentan estos síntomas y en ocasiones pueden provocar lesiones o problemas muy diferentes: gastritis, sangrado por la nariz, problemas de coagulación, etc

Por todo ello no podemos confiar en la sintomatología para el diagnostico de la enfermedad. Si además tenemos en cuenta que una detección tardía puede suponer que no se pueda tratar al animal con éxito, es muy importante que realicemos chequeos preventivos.

Para detectar la leishmania se hacen diferentes pruebas sanguíneas, con el fin de buscar al parásito o anticuerpos frente a la leishmania. También existen pruebas que se realizan de una muestra de ganglios o incluso de líquido cefaloraquideo. Pero generalmente se utilizan pruebas sanguíneas, que o bien se realizan mediante test rápidos (unos 6 minutos) en la clínica o se envía la muestra a un laboratorio para realizar pruebas cuyo proceso es más complejo. Según cada caso interesará un tipo u otro de prueba.

Para una detección temprana, antes de que tenga sintomatología, se recomienda hacer pruebas anualmente después de la temporada de riesgo. Tradicionalmente estas pruebas se hacían en octubre o noviembre. Pero con el aumento de las temperaturas todavía es posible el contagio en esas fechas, por lo que recomiendo hacer las pruebas de diciembre a febrero.

Pronóstico y cuidados
Hoy en día la calidad de vida y el pronóstico de un animal infectado de leishmania que no sufra daño renal en general son buenos o muy buenos. Pudiendo tener la misma calidad de vida que un perro sano, mientras tengamos controlada la leishmania. Para ello será necesario, en primer lugar, administrar un tratamiento para controlar la leishmania y después serán necesarios chequeos periódicos para ver como esta el animal y prevenir que vuelva a enfermar.

Además deberemos utilizar productos repelentes del flebotomo para reducir el riesgo de que nuestro perro contagie a otros animales.

También hay que tener en cuenta la nueva normativa de julio del 2014 en Castilla la Mancha. Según esta normativa se trata de una enfermedad de declaración obligatoria y es obligatorio su declaración, chequeos periódicos y el uso de repelentes frente al flebotomo.

En realidad esta ley a lo que obliga es a lo que ya se recomendaba hacer, solo que ahora es de carácter obligatorio y se deben registrar estas actuaciones y uso de productos en la base de datos del microchip. También regula el tipo de analítica que hay que realizar a todo perro sospechoso de estar infectado. Por desgracia, pese a estar vigente la ley, la base de datos todavía no esta preparada para realizar este registro, aunque es de esperar que lo este en breve.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios