¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pío Consejo

La elección de un reptil

28/08/2014 | por ANTONIO FOLCH MARÍN



Cada vez hay más gente interesada en este tipo de animales, gracias a ello también el estudio sobre sus cuidados y la tecnología relacionada con ellos ha avanzado muchísimo. Ahora es fácil de encontrar en las tiendas especializadas todo tipo de accesorios que nos permiten mantener a un reptil en perfectas condiciones.

Pero no todo es bonito, también podemos encontrar productos que nos dan una información engañosa, animales que no están en buenas condiciones y personas que compran animales de forma irresponsable sin ser capaces (o no están dispuestas) a ofrecer a los animales lo que necesitan.

Los errores más frecuentes están relacionados con:

A) Adquirir animales que alcanzan un tamaño de adultos tan grande que no se les puede ofrecer un alojamiento adecuado. Un ejemplo claro de esto son las iguanas, un ejemplar adulto necesita un terrario de al menos 4 x 2 x 3 metros.

B) Comprar animales sin tener todo lo que necesitan, pensando que luego lo compraran poco a poco. Esto provoca unos cuidados inadecuados que acaban ocasionando graves problemas en la salud del animal.

C) Regalar reptiles. En la mayoría de ocasiones terrarios, iluminación y calefacción son mucho más caros que los animales y puede que el nuevo propietario no pueda hacer frente a los gastos que su compra conlleva.

D) No haberse informado adecuadamente. Hoy en día el que el vendedor no haya informado correctamente no es excusa, ya que se puede obtener mucha información en la red o mejor aun en libros especializados y se debe hacer antes de adquirir al animal

E) Adquirir animales procedentes de la captura por ser más baratos. Muchos de los reptiles que encontramos en las tiendas son animales capturados legalmente en su lugar de origen. Las tiendas tienen estos animales porque son los que demanda el público en general, ya que son mucho más baratos que los nacidos en cautividad. Estos animales son muchas veces portadores de parásitos y tienen problemas de adaptación a la cautividad, además de ser mucho más esquivos.

F) No elegir bien la especie adecuada para cada uno y fijarse solo en su aspecto externo para elegirla.

Con todo esto no quiero decir que en España no se mantengan los reptiles de forma adecuada, ni muchísimo menos. Por suerte en España la afición a la terrariofilia es muy fuerte y hay un gran número de aficionados y criadores que mantienen y reproducen multitud de especies en cautividad, algunas de ellas muy delicadas.


¿Qué debemos pensar a la hora de escoger un reptil?

En primer lugar tendremos que pensar que tipo de reptil queremos: serpiente, tortuga o lagarto (los cocodrilos quedan totalmente, ya que solo son aptos para unos pocos aficionados muy avanzados con capacidad para ofrecerle unas instalaciones muy especiales y costosas). Generalizando, cada uno de este grupo de animales tendrá unas características comunes en cuanto a sus necesidades.

Para decidirnos hemos de pensar en primer lugar en que espacio disponemos para alojar a nuestro reptil, el tipo de comida y el presupuesto del que disponemos para las instalaciones.

Serpientes: en general son las que se pueden mantener en espacios proporcionalmente más reducidos y que menos inversión necesitan para alojarlas debidamente. Es muy importante utilizar terrarios a prueba de fugas, ya que son autenticas reinas del escapismo. En contra, se alimentan principalmente de roedores enteros. La mayoría aceptan presas muertas (ya se venden congeladas), pero hemos de estar dispuestos a dárselos vivos si fuera necesario.

Tortugas: las podemos diferenciar en dos grandes tipos las terrestres y las acuáticas. Son las que su alimentación es más cómoda ya que no necesitan comer presa viva, aunque hay que balancearla muy bien para que la dieta sea equilibrada, es algo más complicado en las especies terrestres. En contra necesitan de grandes espacios para alojarlas. Si elegimos bien la especie y disponemos de jardín, con estanque en caso de las especies acuáticas, sus cuidados pueden ser muy sencillos y económicos. Si no disponemos de jardín y hemos de mantenerla en interior los cuidados se encarecen bastante, porque necesitan una iluminación especial, calefacción y en el caso de las especies acuáticas un sistema de filtrado muy potente.

Lagartos: en el caso de las especies nocturnas sus cuidados pueden ser bastante sencillos y económicos, pero en el caso de las diurnas se puede encarecer bastante porque tienen altas necesidades de luz ultravioleta. Además necesitan terrarios amplios y a prueba de fugas. La mayoría se alimentan de presa viva, insectos, lo que puede ser un problema para algunos propietarios. Hay que tener cuidado a la hora de escoger la especie, ya que muchos de los lagartos que se ofrecen en el comercio especializado alcanzan tamaños muy considerables.

Voy a nombrar algunas especies que se pueden considerar aptas para principiantes, siempre y cuando se les ofrezcan los cuidados e instalaciones adecuadas. En el mundo de la terrariofilia se utilizan los nombres científicos para evitar confusiones entre especies a las que se les pueda dar el mismo nombre común, por ello yo voy a hacer lo mismo.


SERPIENTES

Lampropeltis getula, muchas subespecies de Lampropeltistriangulum (sinaloae, hondurensis, campbelli entre otras) y Pantherophisgutattus se trata de colúbridos americanos de tamaño medio (entre 100 y 150 cm). Son especies muy establecidas en el mundo de la terrariofilia, existiendo muchas fases de color o mutaciones.Lo que permite ofrecer una amplia gama de colores, para que cualquier aficionado encuentre alguna que le guste. Necesitan terrarios de tamaño medio, a prueba de fugas y generalmente aceptan bien los ratones descongelados como alimento. Son bastante duras y longevas. Pueden hibernar y deberán hacerlo si queremos criar con ellas.

Pythonregiuses posiblemente la serpiente que esta más de moda en estos momentos. Es una pitón pequeña, aproximadamente 150 cm las más grandes, pero bastante pesada, pueden pesar más de tres kilos. Tiene un carácter muy tranquilo y sus cuidados son muy sencillos. También se pueden encontrar bastantes fases de color, aunque los precios de algunas de ellas son muy elevados. En contra tienen que todavía se venden animales capturados que tienen muchos problemas de adaptación a la cautividad, teniendo problemas de ayuno de incluso de varios meses.


TORTUGAS

Kinosternon y Sternotherus: son las llamadas tortugas de pantano. Son varias las especies que se pueden encontrar, teniendo todas ellas unos cuidados similares. Como gran ventaja tienen su pequeño tamaño, siendo las más grandes de aproximadamente unos 15 cm de caparazón de adultas. Lo que sumado a que no necesitan un volumen muy grande de agua nos permite mantenerlas en un acuario de tamaño medio/grande durante toda su vida. Hay que tener cuidado porque venden muchas capturadas (generalmente adultas) que se adaptan muy mal a la cautividad. Se alimentan de pienso, pescado, moluscos, etc generalmente no hace falta darles presa viva.

Graptemys, PseudemysyTrachemysson las tortuguitas verdes que podemos encontrar en las tiendas. La mayoría de especies de Trachemys ya no esta permitida su venta por ser especies invasoras. Hay que estar seguros de que especie nos ofrecen en las tiendas (muchas veces ni ellos los saben) porque algunas no pueden vivir en exterior. Son tortugas muy fáciles de mantener siempre y cuando dispongamos de un estanque, a prueba de fugas, en el jardín. Sino su tamaño y necesidades de sol lo dificultan mucho, ya que necesitan acuarios muy grandes (a partir de 1000 litros por cada tortuga) y un sistema de filtrado muy bueno ya que ensucian muchísimo. Se alimentan de pienso, pescado, moluscos, etc generalmente no hace falta darles presa viva.

Testudo graeca, Testudo marginata, Testudo hermanni y Agrionemyshorsfieldii: se trata de tortugas terrestres de clima mediterráneo por lo que se adaptan muy bien a la vida en exterior en la mayoría de zonas de España. Pero hay que mirarlo bien y según que zonas tal vez sea necesario que realicen una hibernación controlada. Cuando son pequeñas deberían pasar el invierno en interior,en sus correspondientes instalaciones. Son especies principalmente vegetarianas que se alimentan basicamente de hierba, su alimentación es relativamente sencilla pero hay que cuidarla para que este bien balanceada.

Hay que comprar solo animales nacidos en cautividad, en el caso de las Agrionemys es muy fácil que nos ofrezcan animales capturadas. Todas son especies protegidas y cuando las compramos deben darnos su factura con el correspondiente número de CITES. En el caso de Testudo hermanni y Testudo graeca, al ser especies autóctonas de España, además deben ir microchipadas o con unos documentos con fotografías identificativas validos durante unos meses hasta que alcancen el tamaño necesario para microchiparlas. Hay que tener cuidado porque algunas pueden ser portadoras de un virus mortal para las tortugas.


LAGARTOS

Eublepharismacularius: es un geco terrestre nocturno de tamaño mediano muy fácil de mantener en cautividad y reproducir, además son muy longevos. Existen multitud de colores diferentes producto de la cría selectiva, incluso hay animales de un tamaño mayor del normal. Por desgracia les esta afectando mucho un parasito mortal para ellos y algunos animales pueden ser portadores asintomáticos durante mucho tiempo. También hay una mutación denominada enigma en la que algunos individuos sufren problemas nerviosos. Se alimentan de insectos y tan solo necesitan un terrario sencillo con un sistema de calefacción.

Correlophusciliatus: es un geco nocturno arborícola. Sus cuidados son sencillos aunque necesita terrarios más amplios que los Eublepharis. Hay diferentes fases de color pero las variaciones no son demasiado marcadas. Se alimentan de insectos y papillas formuladas expresamente para ellos.

Pogonavitticeps: es un lagarto australiano de tamaño medio. Su mantenimiento es sencillo pero necesita terrarios bastante grandes (120 x 50 x 50 como mínimo), tiene altas necesidades de luz ultravioleta y de calor. Por lo que sus instalaciones y gasto eléctrico serán mayores que en las otras especies. Cuando son pequeños se alimentan principalmente de insectos pero poco a poco va aumentando el porcentaje de alimento vegetal que ingieren. Hay un gran número de fases en cautividad, variando en el color, se pueden encontrar fases con menos escamas de lo normal o incluso sin ellas; estas últimas son más delicadas y no recomendables para principiantes. A su favor tiene que son una especie muy manejable y descarada, tanto que parece disfrutar de la compañía del hombre acudiendo rápidamente cuando se abre la puerta del terrario.

Por supuesto habrá mucha gente que incluirá otras especies entre las recomendables para los principiantes, pero nadie dirá que estas especies no lo son. Y también hay que reconocer que, incluso las especies más difíciles, con una buena información, instalaciones adecuadas, mucha dedicación y un poquito de suerte pueden ser mantenidas por un principiante, pero no es lo recomendable.

En resumen el secreto para tener de forma adecuada a un reptil es el informase previamente sobre sus necesidades y no escatimar en la inversión de sus instalaciones. Al principio la gente que se adentra en el mundo de la terrariofilia se contenta con tener un animal al que observar, pero en muchas ocasiones acaban intentando reproducir a los reptiles. Esta es la finalidad y satisfacción máxima de la mayoría de aficionados.

Pero la reproducción, como en el resto de especies, hay que hacerla con cabeza y sabiendo que vamos a poder alojar a las crías en casas adecuadas. En la mayoría de casos no hay demasiados problemas para vender o ceder las crías, pero en algunas especies o fases muy comunes si puede llegar a ser un problema, en ese caso lo mejor es no juntar ambos sexos o al menos no incubar los huevos.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios