¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pío Consejo

Garrapatas: asquerosas y peligrosas

23/05/2013 | por ANTONIO FOLCH MARÍN

Las garrapatas son unos animales de la familia de las arañas que se alimentan de sangre. En España tenemos varias especies de garrapatas que se diferencian en el color y en que unas tienen el exoesqueleto más duras que otras. En general la gente las diferencia por tamaños, pensando que las garrapatas más grandes son especies diferentes de las pequeñas. En realidad las más grandes son las hembras adultas, de algunas especies, engordadas por la sangre.

Las garrapatas al nacer son muy pequeñas, como la cabeza de un alfiler, y tienen solo 6 patas. Tras alimentarse durante un tiempo caen al suelo y cambian de piel. Tras esto ya tienen 8 patas, vuelven a alimentarse y dejarse caer al suelo donde mudan convirtiéndose ya en garrapatas adultas.

Muchas especies de garrapatas se pueden alimentar de diferentes especies de animales, generalmente cuando son pequeñas atacan a animales pequeños y cuando son grandes a animales de mayor tamaño. Las garrapatas son algo más que unos bichos molestos que pican a nuestros animales, el problema de las garrapatas no radica en ellas directamente. Tan solo en animales infectados por un número altísimo de garrapatas podríamos llegar a tener problemas serios de anemia o infecciones en la piel producidas por las heridas de las garrapatas. El problema que provocan las garrapatas es que son vectores, agentes transmisores, de muchas enfermedades que pueden llegar a provocar graves problemas en los animales y el hombre.

Son especialmente peligrosas por la transmisión de Erlichia sp pero también tenemos casos de Ricketsia sp, Anaplasma sp, Borrelia sp, Babesia sp, virus hemorrágico del conejo y mixomatosis (virus mortales para los conejos). Las primeras enfermedades suelen provocar problemas de coagulación, anemia, dolores articulares, fiebre muy alta e incluso insuficiencia renal. Si no se detectan a tiempo estas enfermedades pueden llegar a ser mortales para los animales y el hombre. La mixomatosis y el virus hemorrágico del conejo suelen ser mortales para los conejos pese al tratamiento.

Además si arrancamos una garrapata de la piel de un animal, o persona, corremos el riesgo de dejar la mandíbula en el interior con el riesgo de inflamación o infección. También se puede utilizar alcohol o un antiparasitario. Depositándolo directamente sobre la garrapata esta se podrá desprender con facilidad al cabo de unos minutos, pero corremos el riesgo de provocar el vómito de la garrapata con lo cual el riesgo de contagio de enfermedades como la Borrelia aumenta. La única forma más o menos segura de la extracción de la garrapata es mediante un movimiento rápido y con la ayuda de unas pinzas especiales que sujetan la cabeza de la garrapata.

Las garrapatas son además unos animales con una capacidad de adaptación y resistencia sorprendentes. Son capaces de permanecer en inmóviles en un sitio, esperando a un hospedador, durante más de dos años sin alimentarse y aguantando unas condiciones climatológicas adversas. Pero además son capaces de adaptarse y crear resistencias a antiparasitarios e insecticidas.

Por todo esto la prevención de las garrapatas es algo imprescindible si tenemos un animal de compañía, tanto por la salud de los mismos como por la salud de los propietarios. Para la prevención de las garrapatas hay muchos productos en el mercado en forma de champús, spray, collares y pipetas. Además de productos para fumigar el ambiente. Para fumigar superficies al aire libre lo mejor es ponerse en contacto con un profesional que nos pueda aconsejar que producto es más seguro y las normas de seguridad que hemos de cumplir para aplicarlo, pero sería mucho mejor que fuera el profesional el que lo aplicará por ser productos altamente tóxicos. Se debe advertir al profesional del tipo de animales que viven allí y si hay niños. Para la prevención en el animal lo más seguro es acudir a un veterinario que nos pueda recomendar cual es la mejor opción en el caso particular de nuestro animal y que sepa frente a que productos han creado resistencias las garrapatas de nuestra zona.

En general se puede decir que los baños antiparasitarios sirven únicamente como tratamiento de choque cuando un animal esta fuertemente parasitado y no funcionan de forma preventiva. Los spray funcionan de forma parecida a los baños, aunque algunos si tienen efecto preventivo durante un corto periodo de tiempo. Los collares antiparasitarios han sido durante mucho tiempo el tratamiento de elección para la prevención de las garrapatas y otros parásitos externos, pero hoy en día encontramos muchos collares que resultan totalmente ineficaces. Por último desde hace ya unos años han aparecido productos antiparasitarios en forma de pipetas, son unas pequeñas botellitas con un liquido que se depositan sobre la piel del animal, siendo absorbido por la piel del mismo y repartido por todo el cuerpo; posiblemente sean la forma de aplicación de elección, pero no todas las pipetas resultan eficaces.

Ya que por un lado las garrapatas han creado resistencias a determinados productos y por otro lado, aprovechando la existencia de la demanda de este tipo de productos, han aparecido en el mercado productos con poca o nula eficacia.

Por todo esto es importante acudir al veterinario para que nos recomiende que antiparasitario debemos utilizar para la prevención de estos peligrosos parásitos.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios