¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pío Consejo

Conejo: mucho más que un animal de jaula

29/09/2015 | por ANTONIO FOLCH MARÍN



Los conejos se crían desde hace muchos años como animal productor de carne. Esto ha favorecido la aparición de diferentes razas adaptadas a las necesidades de sus diferentes lugares de origen. Y la aparición de razas a provocado a su vez la aparición de personas que comenzaron a realizar una selección por las características de estos animales e incluso participar en concursos. Después de esto, solo fue cuestión de tiempo el incorporar a estos bellos e inteligentes animales como animales de compañía.

En general se suelen mantener como animal de compañía las razas o ejemplares de pequeño tamaño. Hasta hace poco tiempo cuando la gente pensaba en un conejo como animal de compañía pensaba en un animal destinado a vivir encerrado en una jaula, salvo los pequeños espacios de tiempo en que se cogía para limpiar la jaula o que el niño lo acariciara un rato.

Hoy en día, todavía es común que la gente compre un conejo pensando que puede estar todo el día encerrado en su jaula y que así el niño dejará de pedir el perrito o el gatito. Pero, pese a que muchos pobres conejos permanecen toda su vida en su jaula, no es justo para el animal.

La gente tiene una idea errónea sobre el carácter de los conejos y su inteligencia. Son animales tímidos, asustadizos, silenciosos y bastante delicados en sus formas, lo cual nos hace pensar que solo son un saco de carne con orejas que se dedica a comer todo el día, pero nada más lejos de la realidad.

Para entender a un conejo lo primero que debemos hacer es dejar de compararlos con un perro o un gato, o quizá aun mejor lo que debemos hacer es compararlos para ver sus grandes diferencias y así que nos sea más fácil entender su comportamiento.

  Perro Gato Conejo
Alimentación Carnívoro Carnívoro Herbívoro
Cazador Si Si No
Presa No Si Si
Gregario / Solitario Gregario Solitario. Gregario oportunista
Dominantes Machos Machos Hembras


Tras ver esto es fácil de entender que su comportamiento será muy distinto del de un perro o un gato.

Primero vamos a ver sus parecidos, son animales gregarios es decir viven en grupo y buscan la compañía de sus congéneres. Esto facilita mucho el trato con ellos ya que por instinto buscan la compañía y tan solo tienen que aprender a disfrutar la compañía del hombre como lo harían de otros conejos.

Pero más importante vamos a ver las tres grandes diferencias, al contrario que los perros y gatos que son animales carnívoros y cazadores son animales herbívoros y presas, de hecho en libertad son presa de multitud de especies animales. Esto provoca que su carácter sea muy diferente de los perros y gatos, para empezar los juegos de perros y gatos consisten básicamente en la caza y cosas relacionadas con ella: persecuciones, atrapar objetos, traer objetos, hacer presa y tirar, desgarrar, romper y un largo etc que les permiten aprender a cazar.
Los conejos no juegan a estas cosas, de hecho normalmente estos juegos tan bruscos les suele dar miedo, ellos tienen que prepararse para huir no para cazar, así que disfrutará de juegos que consistan en ejercicios útiles para practicar esta actividad: ser perseguidos pero “sin contacto físico” (no llegándolos a atrapar), correr, hacer quiebros, saltos, esconderse rápidamente en pequeños agujeros, etc también realizan juegos relacionados con la alimentación como roer objetos, ramas, etc juegos que les permitirán tener sus incisivos correctamente.
Esto no significa que no puedan aprender, y disfruten haciéndolo, a traer una pelota por ejemplo pero no son sus juegos instintivos.

También tienen una gran diferencia con los perros y gatos que esta relacionada con los sexos dominantes, en los perros los machos son los animales especialmente dominantes y generalmente son los líderes de la manada, en los gatos no hay manadas pero los machos no permitirán la entrada de otro macho en su territorio. En el caso de los conejos son las hembras las que mandan en el grupo y esto hace que, normalmente, las hembras tengan un carácter más fuerte y sean más territoriales.

Después de todo esto es fácil entender que los conejos van a jugar de una forma muy diferente a perros y gatos y que los juegos que tenemos con perros y gatos, a un conejo le va a asustar. Pero eso no significa que no se pueda jugar con un conejo ni enseñarle a realizar diferentes ejercicios.

Los conejos como hemos comentado antes son animales gregarios y no solo pueden relacionarse con otros individuos de su especie sino que lo necesitan. Pues bien como, en la mayoría de las ocasiones, no podemos permitirnos el lujo de tener un grupo de conejos en casa nosotros deberemos ocupar el lugar de los conejos que no conviven con él y ser quien se relacione con ellos. Es imprescindible que el conejo salga de su jaula y se relacione con nosotros para un correcto desarrollo psicológico y que tenga una buena calidad de vida. Además las jaulas donde tenemos a los conejos en casa son siempre muy pequeñas como para permitirles realizar ejercicio y las carreras y saltos que antes mencionábamos por tanto es otra de las razones para que salga de la jaula.

Pero todo esto no es lo que hace que tengamos que pensar en que un conejo deba salir de su jaula; podría significar que no podemos tener conejos salvo que dispongamos de una jaula realmente grande (muchos metros cuadrados) y podamos tener un grupo de un tamaño relativamente grande. El que debamos permitir salir a los conejos es porque además de necesitar salir para hacer ejercicio y relacionarse con nosotros es porque son animales que perfectamente pueden aprender a convivir con nosotros y nuestras pertenencias sin riesgos (siempre teniendo cuidado) para su integridad física y de nuestras pertenencias. Si dejarlos salir supusiera un riesgo para ellos o fueran unos destructores (algo de lo que tienen fama) no podríamos, ni deberíamos, dejarlos salir y tal vez sencillamente no deberíamos tenerlos. Pero como si se saben comportar, y además necesitan salir de la jaula, mantenerlos en ella todo el día debería considerarse una forma de maltrato.

Los conejos son perfectamente capaces de aprender a hacer sus necesidades dentro de su jaula o en una bandeja, también aprenden a no roer los muebles, cables y demás. Pero para ello es importante su educación, que ha de ser siempre con refuerzos positivos y hasta que podamos confiar en su comportamiento no hay que dejarlos sin vigilancia, para así poder rectificar su conducta (con un ¡NO! suele ser más que suficiente) y evitar que sufra un accidente.

En resumen un conejo es un mucho más que un animal que mantenemos en una jaula, no tiene nada que envidiar en inteligencia y capacidad de relación con las personas a perros y gatos. Por tanto antes de comprar o adoptar un conejo hemos de tener claro que deberá salir de su jaula durante gran parte del día. En muchas ocasiones los propietarios optan por destinar una habitación o terraza cerrada (si la temperatura de la misma lo permite) para que el conejo este libre allí todo el día y al despertar o llegar a casa sencillamente le abren la puerta para que recorra el resto de la casa.

Todos los conejos expuestos en este post están en adopción, si te enamoras de alguno de ellos y quieres adoptar ponte en contacto con la protectora Amibichos en amibichos@gmail.com

www.pio109.com

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios