¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pasen y lean

Trece relatos, trece misterios (antología) VV.AA

25/11/2014 | por Juan Tena

Mi primera aproximación a esta nueva, para mí, sección de reseña literaria es para presentar un libro, una novedad nuestra, de aquí, de autores de Talavera y la comarca y otras poblaciones de la provincia.

Trece relatos, trece misterios, y La muerte jamás narrada, es un volumen doble de relatos publicados por la Asociación de Escritores Insomne y la editorial Celya. Se trata en total de 29 texto (13 y 16) que fueron leídos por sus autores en el verano y el otoño del pasado año. Todos ellos pueden encuadrarse dentro de género del relato y microrrelato de ficción.

En Trece relatos, trece misterios (al que me referiré en esta breve reseña dejando La muerte jamás narrada para la siguiente ocasión) no hay moralejas, ni discursos, ni nada por el estilo. Son historias irreales en las que, sin embargo, quedan impresas las veleidades humanas, aquellas que son comunes a todas las épocas: las eternas.

Mediante situaciones en las que impera lo misterioso, lo inexplicable o sobrenatural, los diez autores muestran sus preocupaciones; esto es, su particular visión de la actualidad: la codicia llevada a sus últimos extremos por medio de historias del pasado en las que se rememoran muchos recuerdos de la infancia. En otros, es el trabajo, la adición a él (trabajólico) y la soledad e indiferencia que esa adicción convertida en rutina provoca en los demás.

La pérdida de tiempo, esa sensación dolorosa, irritante y cegadora, provocada en muchos de nosotros (nuestra sociedad ) por la negligencia, está muy viva también en alguno de los textos de Trece relatos, trece misterios. Y la ternura, tan alejada de los principios que rigen nuestra sociedad en su conjunto, es entre estos textos ejercida por la muerte (signo permanente en nuestras vidas), sin por ello renunciar a cobrarse su diario e irrenunciable contribución. Este símbolo, cuyo estigma llevamos con nosotros, a modo de imperdible, nos trae a la memoria viejas historias infantiles o juveniles, que no tiene otro fin que el de prepararnos para afrontar lo inevitable, llegado el momento. En otros casos, es el amor apasionado el que puede llegar a desencadenas situaciones imprevistas: nuestras pasiones u obsesiones no tienen porqué triunfar siempre. Y esto es algo que, como viene a recordar algunos de los textos, olvidamos o no le damos demasiada importancia.

La locura y la insensibilidad hacia ella no está ausente en estas páginas. La locura es como vivir en otro espacio y en otro tiempo, que a veces, demasiada, no es comprendida o aceptada, y genera rechazo, animadversiones, abandonos... inhumanidad, a fin de cuentas. Lo cual supone, finalmente, el cruel e injusto olvido.

Hay otras formas de locura: la febril. O ocaso podemos asegurar con rigor que esas imágenes provocadas por el delirio, no es locura. Enajenación amortiguada por imágenes ficticias, que encarnan lo familiar, lo conocido, y a fin de cuentas, y por ende, aquello que nos tranquiliza.

La angustia por la pérdida de un hijo es un sentimiento que en el texto aquí incluido, refleja un sufrimiento atroz ante la posibilidad/ imposible de su retorno, de su aparición. Esto habla de algo tan imposible de referir como es el amor eterno de los padres hacia sus hijos y los remordimientos que su prematura desaparición ocasiona.

En otro de los rincones de este apasionante volumen de relatos surge con fuerza el desapego, las promesas luego rotas, y el lamento del egoísmo propio y de las traiciones a otros, cuando el devenir de las cosas tuerce —sin posibilidad de evitarlo— las pretensiones personales a pesar del consciente daño infligido conscientemente.

Este es pues un volumen, una antología de relatos —algunos contados en primera persona, aunque la mayoría lo están en tercera— la cual no provoca indiferencia, sino todo lo contrario. Desde el primer texto al último, el lector es "atrapado", como solo los buenos relatos pueden hacer. Estamos, por lo tanto, ante un libro de intenso lenguaje simbólico-literario, en el cual, sus autores nos muestran lo que somos: bárbaros, dulces, inhumanos, compasivos, criminales; tiernos, pasionales, comprensivos/incomprensivos, de predecible e impredecible comportamiento; de amor apasionado y odio pasional, autodestructivos... La vida misma en forma de ficción: historias de siempre, universales.

Trece relatos, trece misterios
ISBN: 978-84-15359-91-3, editado por la Asociación de Escritores Insomne y la editorial Celya, 51 páginas.


Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios