¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pasen y lean

Los dioses siguen ahí, nunca se fueron

15/03/2016 | por Juan Tena

J. Hirschberger escribió en su Historia de la Filosofía una frase cuyo significado ayudará a entender mejor el libro que hoy traigo a estas páginas: Viaje a las puertas del infierno, del periodista y escritor Fermín Bocos, que presentó el mes pasado en la Biblioteca Municipal José Hierro, de nuestra ciudad.

Dice Johannes Hirschberger:
«La filosofía antigua es la herencia intelectual de la que todavía hoy vive el Occidente y con la que hoy todavía no cesa de enfrentarse el pensamiento filosófico». Todo nuestro pensamiento actual —nuestras concepciones más íntimas, ocultas ya en el propio material genético— principió en el siglo VI antes de nuestra era, con los Presocráticos. Desde entonces acá han transcurrido más de dos mil quinientos años, y los dioses, que se humanizaron para hablar con nosotros, aún permanecen ahí, en nuestro mundo. Nunca se fueron, como el dinosaurio de A. Monterroso.

Cuando pensamos en el arquetipo de guerra, aparece Troya, y no otras contiendas más recientes, crueles y salvajes. Y si lo hacemos en la traición y la venganza en el seno familiar, quien acude en nuestra ayuda es el argonauta Jasón y la colquiana Medea. Tal es así que el autor de este libro tiene para sí, como explica en su A modo de prólogo, que «la melancolía de los seres humanos procede del silencio de Dios, de la añoranza de un tiempo en el que los dioses hablaban con los hombres». Hay que decir ante todo que este es un libro de viajes; de viajes en busca de lo ancestral, de aquellos extraños lugares donde aún hoy en día está presente el Hades, el Infierno, de uno u otro modo. Este viaje de algo más de doscientas noventa páginas principia en el sur de España, en el Monasterio de la Rábida, donde se cree que había una puerta de acceso al Hades. En los prolegómenos de este viaje, Bocos hace referencia al origen, a esa primigenía puerta: «Uno de los primeros lugares en los que uno puede pensar es en la antigua región del Epiro, en el noroeste de Grecia, donde según algunas fuentes se encontraba el Necromanteion, la entrada del Hade».

Después de España, viene Nápoles, «Hacia el lago Averno, el lugar "sin aves"». Después vendría el norte de Gracia; más tarde Madrid, a su Monasterio de El Escorial (otra de las puertas del Infierno). Regreso de nuevo a Grecia, y viajes a Israel, Italia, Francia; Sicilia, China, La India; Japón. Italia, de nuevo, Irak, Egipto, regreso a Italia y, finalmente, vuelta a Gracia. Cansado de buscar las puertas del Infierno, el autor decide salir en busca de las puertas del Cielo, en el Monte Athos.

Viaje a las puertas del infierno, no deja de ser una Odisea, actual, del autor, cuyo destino fue, sin saberlo, el Monte Athos (las puertas del Cielo), lugar que añora, como Odiseo a Itaca, y al que no descarta volver. Todo ser humano tiene y desea una Itaca, aun cuando hayan transcurrido más de dos milenios soñando con ella. Así es Occidente, así los occidentales, como señaló más arriba Hirschberger.

Viaje a las Puertas del Infierno
Fermín Bocos
ISBN: 978-84-344-2270-4
Editorial Ariel
292 páginas
18,90 euros

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios