¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pasen y lean

Leyendo a PÍO BAROJA

02/07/2013 | por ADORACIÓN MANZANO

El verano puede ser el mejor momento para releer o leer los clásicos de la literatura con mayúsculas, y podemos comenzar con PÍO BAROJA, autor que vivió entre dos siglos y que con su obra consigue acercarnos de forma inmediata a la sociedad y la realidad de comienzos del siglo XX. Para ello no tenemos más que leer LA BUSCA, obra de 1904 y que forma parte de la trilogía La lucha por la vida, integrada además por Mala hierba y Aurora roja, también del mismo año.

En esta novela encontramos una perfecta descripción de Madrid a principios de siglo, centrado en la vida de las clases más populares y empobrecidas de ese momento, personajes que Baroja conoce bien ya que en ese momento trabajaba en la panadería de un familiar, su tío paterno fundador de las celebres tiendas Viena Capellanes. El ejemplar que tengo en mis manos, edición conmemorativa del centenario del nacimiento de Pío Baroja que ocurrió en 1872, contiene ilustraciones realizadas por su hermano Ricardo Baroja, y contiene un prólogo de su sobrino y reconocido antropólogo Julio Caro Baroja, en el que nos describe el gusto del autor por los folletines y obras por entrega tan de moda en esa época y que habían cultivado también escritores tan prestigiosos como Dickens. En la novela, igual que ocurre en las obras del inglés, Baroja describe el mundo sórdido de los barrios más pobres de Madrid siguiendo un amplio elenco de personajes que sobreviven gracias al ingenio y el engaño, un mundo de miseria y sordidez descrito con gran realismo. Emplea un vocabulario puramente castizo que algunos no hemos conocido junto con palabras que ahora podemos recordar, como ambigú, chusco o zascandil, incluyendo también un vocabulario ingles pasado por boca de personajes analfabetos, curioso si no fuera por la tristeza que causa la crudeza de sus historias, todo ello salpicado con alusiones a la situación política del momento y rodeado de fina ironía, buen ejemplo lo tenemos en el siguiente fragmento:

"El historiógrafo del porvenir seguramente encontrará en este letrero una prueba de lo extendida que estuvo en algunas épocas cierta idea de regeneración nacional, y no le asombrará que esa idea, que comenzó por querer reformar y regenerar la Constitución y la raza española, concluyera en la muestra de una tienda de un rincón de los barrios bajos, en donde lo único que se hacía era reformar y regenerar calzado."

Caro Baroja señala la impresión que esta obra causó en el joven Picasso, que curiosamente según recoge el antropólogo, ilustró uno de los capítulos de La busca cuando se comenzó a publicar en una revista “de gente joven”. Todo el que se acerque a esta novela se sentirá igualmente impresionado y verá transformada su visión de algunos barrios madrileños, de sus viviendas como “las corralas” y la pobreza extrema. Todo un placer literario.

Aprovechen las vacaciones para viajar al pasado.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios