¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Pasen y lean

La erótica en Santa Teresa

14/12/2015 | por Juan Tena

Soberano Esposo mío,
ya voy, dejadme llegar;
no me deis, Señor, desvío,
para que entre en vuestro mar
este pequeño río

(Santa Teresa)

Joaquín Benito de Lucas nos ofrece en este pequeño libro (dividido en dos partes) un muy interesante estudio dedicado a la obra lírica de Santa Teresa. Que es mucho menos conocida que su obra en prosa, aunque también —como aseguran muchos expertos — de inferior calidad. También hay entre los expertos una fuerte controversia en cuanto a la autoría de parte de la obra lírica de la santa. Benito de Lucas recoge un comentario de Guillermo Díaz-Plaja, quien en su Antología mayor de la Literatura Española, dice que: «Desechadas muchas poesías mal atribuidas a la insigne mística, hoy se admiten como ciertas las siguientes...», e incluye solamente siete. Otros insignes estudiosos, también citado por Benito de Lucas, van incluso más lejos, y de los siete poemas atribuidos a la santa, ponen en duda la autoría de alguno de ellos: «En verso escribió muy pocas composiciones —siete en total, y aun de difícil atribución—». Otros, por el contrario, como Vicente de la Fuente habla de cuarenta y tres poesías. Pero esta disparidad se debe sobre todo a la transmisión oral de dicha poesía, la cual no sería recogida hasta el siglo XVIII. Y eso hace que sea muy discutible dicha autoría.

En este estudio su autor escribe de la poesía de la experiencia en la santa; una obra en la cual Santa Teresa acude a la lírica fundamentalmente para aconsejar y orientar a las hermanas de su congregación. Su poesía podría decirse que es, por un lado, una poesía de introversión (recogimiento y diálogo con sigo misma) y, por otro, una poseía de extraversión (afán de transmitir a las demás su experiencia mística-práctica de la vida); es decir, "utilitarista". Este sentido suyo de la lírica la apartó o, simplemente, ignoró los avances alcanzados por la poesía renacentista con Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León o San Juan de la Cruz.
Pero sería, sin duda, en la poesía a lo divino en lo que más incidió Santa Teresa. Para ello se valió, la mayoría de las veces, de motivos bíblicos o litúrgicos, como punto de partida, y también de la modificaciones de villancicos, aprovechando los estribillos. Ahora, parece que su gran fuente de inspiración fueron los estribillos o refranes de la poesía pagana-amorosa. Fuente de inspiración lo fue igualmente la poesía cancioneril, trasformada a su gusto y necesidad.
La vida y la muerte es el apartado con el que se cierra este libro antes de unas conclusiones finales y el comienzo de la segunda parte con la inclusión de treinta y dos poemas de Santa Teresa. En este último apartado, Benito de Lucas nos habla de la génesis de uno de los más famosos poemas de la santa: Vivo sin vivir en mí. Inspirado en la poesía profana-amorosa donde podemos leer, por ejemplo, estos versos:

Vivo ya fuera de mi
después que muero de amor...

Y también:

Porque si es dulce el amor,
no lo es la esperanza larga...

Y amoroso profano es:

...que muero porque no muero

La santa lo adoptaría para su famoso poema.

Subrayar algo que no suele tenerse en cuenta a la hora de referirse a Santa Teresa. Y ese algo es su misticismo-erótico; dos cuestiones inseparable. A este respecto al pensador francés Georges Bataille le parece irrisorio que tanto el erotismo como el misticismo lleguen a utilizar las mismas palabras e imágenes y, sin embargo, se ignoren. Para Bataille no hay pared separadora entre erotismo y misticismo si bien, asegura, la experiencia mística se logra plenamente, mientras que el exceso erótico puede desembocar en la imposibilidad de seguir, o, en mi opinión, la posibilidad de alcanzar la petite mort, en suma, el orgasmo, punto culminante del erotismo y también de la experiencia mística:

Si en las manos tengo a Vos
con regalos soberanos,
ya estamos juntos los dos,
pues que Dios está en mis manos
y yo en las manos de Dios.

(Soberano esposo mío)

La poesía de Santa Teresa
(Entre la tradición y lo divino)
Joaquín Benito de Lucas
Editorial Rialp
128 páginas, 10 euros

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios