¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / La Claqueta

SERIE: Stranger Things

06/09/2016 | por BORJA MUREL

Para todos los que nacimos en los setenta y disfrutametos de la niñez o adolescencia en los ochenta, esta serie ha supuesto un soplo de aire fresco en el hiperrealista panorama actual, a la vez que una delicia para nuestros paladares inocentes. No nos engañemos, “Stranger Things” no innova practicamente en nada, pero sí evoca a la perfección una época que recordamos con mucha nostalgia y amor.

Con un argumento que parte de una desaparición en la ciudad de Hawkins (Indiana) en el año 1983, la primera sensación que tiene uno, tras ver el capítulo piloto de la serie, es la de familiaridad. Una sensación que me ha recordado inequivocamente varias películas clásicas de adolescentes de los 80 que absorví millones de veces durante mi niñez. El primer título que supongo que nos ha venido a todos a la cabeza es Los Goonies” de Richard Donner (brillante director de “La Profecia”, “Superman” o “Arma Letal”). En “Stranger Things” nos encontramos a una pandilla de amigos, que no superan los trece años, con sus bicicletas y sus sueños ingenuos que se meten en líos constantemente. Ese grupo de niños, que en un principio son el eje de la historia, nos recuerdan que hubo una época de inocencia “pre-internet” que fue mucho mejor que la actual y que ya nunca volverá.

El segundo referente de la historia es “E.T” de Steven Spielberg (productor también de la anteriormente mencionada “Los Goonies”). En el argumento de “Stranger Things” nos encontramos con un personaje desconocido, venido de algún extraño lugar, que nuestros protagonistas tendrán que proteger y ocultar. No profundizo más para no estropear ninguna sorpresa, aunque hay una escena en la que este personaje se enfunda una peluca rubia, que rememora un momento clave de la película de 1982. El tercer guiño de la serie podría ser “Poltergeist” de Tobe Hopper (director de “La Matanza de Texas”) que curiosamente produjo también Steven Spielberg. Ese niño que intenta comunicarse desde el más allá con su madre nos recordará a la pequeña Carolyne de la película de Hopper. En “Stranger Things” hay muchas más referencias a otras películas de los 80, como “La Cosa” de John Carpenter, en ese laboratorio de investigación de fenómenos paranormales o “El Club de los Cinco” de John Hughes, en las relaciones de los hermanos mayores adolescentes en el ambiente colegial.

El reparto es de lo más curioso. Aquí no hay caras bonitas, como es común en este tipo de series, hay caras genuinas, diferentes, poco comunes en la gran pantalla y que se agradece por su realismo y naturalidad. Un niño mellado, otro con la nariz aguileña, una hermana mayor de extraña expresión y anorexico cuerpo. Una madre desaliñada, un guaperas de instituto que no parece un Brad Pitt. Genial. El casting es genial. Hay que destacar la reaparción de Winona Ryder, todo un icono de los 80 y 90 que se perdió tras publicarse su cleptomanía, o Matthew Modine, otra cara habitual de la época, aquí algo envejecido. El descubrimiento es Gaten Matarazzo, el niño mellado que tiene alguno de los momentos más divertidos de la serie. También remarcar a David Harbour como el sheriff desastroso de la ciudad; que por cierto, tiene un doblaje de Javier Viñas que me ha obligado a tener la sensación de estar viendo a Horatio Cane de CSI Miami todo el tiempo.

Este producto de Netflix ha sido creado por los hermanos Duffer (Matt y Ross Duffer), que además de dirigir la mayoría de los episodios, han escrito los guiones. A ellos pertenece la película “Hidden: Terror en Kigsville” de 2015, que supuso su opera prima, desde la austeridad y el buen gusto. Aunque el ritmo argumental es bastante ágil y adictivo, me he quedado algo decepcionado en su conclusión, ya que la mayoría de los misterios quedan resueltos varios capítulos antes del esperado final, y el desenlace me ha resultado relativamente previsible. Con todo y con eso, final digno.

Un punto importante en la serie es su música, canciones de “Toto”, “The Clash” o “New Order” aderezan muchos de los momentos claves de los episodios, aunque la autentica banda sonora la componen Kyle Dixon y Michael Stein del grupo “Survive”. Una banda sonora bañada de sintetizadores analógicos que evocan los mejores años ochenta y que nos regalan algunas melodías magníficas.

Ya está en camino la segunda temporada de la serie, que junto con la nueva de “Twin Peaks” del genio David Lynch (que se espera para la primavera del año que viene) van a ser mis favoritas del 2017.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios