¿dónde estoy?

Inicio / Zona Blog / Garabatos

Vamos de paseo, pi pi pi

10/07/2015 | por Gema López

Bienvenidos al emocionante mundo de los niños. Soy Gema López Sánchez, educadora social por vocación y educadora infantil y psicopedagoga por afición. Sobretodo soy madre y, como a vosotros,me interesa hacer bien mi papel de mamá. Por este motivo trato de llevar a cabo prácticas que funcionan en el terreno profesional, pero no siempre funcionan en esta complicada aventura de educar. Por ello, quiero transmitir un tranquilizador mensaje “ni todo funciona, ni todo es efectivo, ni tenemos la clave para el éxito”. Cada niño es diferente, tiene un ritmo propio de aprendizaje, una predisposición individual y un funcionamiento personal. Con esto quiero decir, trabajemos desde su individualidad como niño, respetemos aquello que le caracteriza y sobretodo apoyémosle en su crecimiento y desarrollo. No sigamos patrones estándars, porque desde aqu, precisamente abogamos por niños únicos, adaptemos recomendaciones y desechemos aquellas que no consideremos propias para nuestro hijo. “Luchemos por crear seres libres”.

El verano, esa época estival que invita a pasar largas horas en la calle, realizar actividades al aire libre, disfrutar de tardes de piscina y como no, planear las ansiadas vacaciones. Todo el año esperando el momento para realizar actividades que nos gustan, relax, aventura, descubrir nuevos lugares, disfrutar de la playa, la montaña, el pueblo... de cualquier manera, si nuestro viaje es en familia los preparativos son innumerables. Tan importante es preparar el equipaje, los itinerarios de visitas como actividades en familia. Pero si además el viaje es largo y se realiza en coche, tenemos que prever a qué recurrir cuando llegan los berrinches y típicos “¿cuándo llegamos?”, “¿queda mucho?”, “estoy cansado”... No creo que para la mayoría de los padres sea ajena esta situación cuando viajamos con niños, porque si un viaje de horas en coche se hace largo y pesado para un adulto imaginemos para un niño que no tiene conciencia espacio temporal, que su demanda de actividad física es mayor y su nivel de exigencia de inmediatez también es más elevada. Ante estas premisas se hace necesario que planifiquemos estas situaciones. Para ello les dejamos algunas recomendaciones:

Antes de idear un plan hemos de tener en cuenta la edad de nuestro hijo o hijos, una misma actividad no es igual de válida para dos niños de diferente edad por cuestiones ya nos sólo cognitivas si no de gustos y preferencias. A medida que los menores tienen más edad, las actividades han de ser más elaboradas y complejas para que resulten atractivas, competentes a su nivel y en definitiva, consigan el fin del entretenimiento y diversión. Dicho esto, trataremos actividades por franjas de edad:


Niños de 0-2 años

Consistirá en actividades basadas en el sentido de la vista, el oído y el tacto. Actividades muy simples que pueden mantener entretenido a nuestro bebé durante diferentes ratitos de nuestro viaje.

- La música es un recurso excepcional, el llevar un cd con canciones que le gusta, incluso instrumentos sencillos que emitan sonidos y las canciones interpretadas por sus papás convierten el espacio en una atmósfera cargada de sensaciones.

- Contar o leer cuentos es muy enriquecedor. Entrenar a los menores desde bebés en este hábito les convertirá en futuros lectores, desarrolla el gusto por la lectura y vivencian historias que desarrollan su creatividad.

- Actividades manipulativas. Con esto nos referimos a pequeños juguetes y objetos de diferentes texturas, colores y sonidos. El tocar y manipular diferentes objetos hacen de nuestro hijo un futuro explorador interesado en conocer y curiosear. Cuantos más estímulos podamos ofrecerle más experiencias inolvidables y de aprendizaje tendrá. Unas simples llaves o un simple espejo desarrollan multitud de actitudes, aptitudes y competencias en nuestro bebé. Por lo que si se nos acaban los recursos lúdicos o nos olvidamos sus juguetitos, vaciemos el bolso o echemos mano de objetos que encontremos por el coche, para nuestro bebé serán igual de estimulantes y más atractivos por que los desconoce.

- Visuales: Cualquier objeto desempeña su función a nivel visual, las formas, colores y tamaños son determinantes conceptualmente. No renunciemos a las imágenes en movimiento de aparatos electrónicos como vídeos infantiles de móviles o tabletas, son muy enriquecedoras pero se desaconseja el abuso, como todo, por lo que una alternativa más eficaz y barata es convertimos en trovadores, cuentacuentos o titiriteros que hacen uso de cualquier objeto a mano o de un calcetín en el que metemos nuestra mano para crear un personaje.


Niños de 3-10 años

Los recursos mencionados con anterioridad son una importante fuente inagotable de estímulos pero si queremos que sea efectivo incrementaremos dificultad, detalles, elaboración y ejecución. Siguiendo el mismo criterio:

- La música: Si nos preocupamos por conocer sus gustos musicales, canciones favoritas, etc., tendremos el éxito asegurado, por lo que si le hacemos protagonista de estas canciones, invitándole a cantar y acompañándole todos los miembros de la familia que viajan en el coche, además lo convertiremos en un momento divertido que recordará y pedirá que se repita.

- Los cuentos pueden ser un interesante recurso para trabajar cuestiones tratadas durante el curso escolar o valores y aspectos que trabajamos en casa (compartir, respetar, tolerar…). Es importe que seleccionemos los libros conforme a nuestro propósito y si no encontramos lo que buscamos, elaboremos nuestros propios cuentos con los personajes que les gusten a nuestros hijos, hagamos partícipe a nuestro hijo de estas historias y animémosle a que nos ayude en la creación de estas historietas.

- Las actividades manipulativas podemos enfocarlas para conseguir objetivos como puede ser enseñar a nuestro hijo a que aprenda a atarse los cordones con lo que llevaremos cuerdas, si queremos que desarrolle la psicomotricidad fina un trozo de plastilina puede ser muy recurrente o ejercicios de lógica como construibles, piezas o mosaicos.

- Visuales: Como tratamos anteriormente, no es beneficioso privar a los menores de los dispositivos electrónicos, son una fuente muy enriquecedora de conocimiento y aprendizaje y son recursos que han de conocer y utilizar. Pero hemos de ser críticos con los contenidos que manejan, para ello seleccionaremos lo que queremos que visualicen según la edad y recabaremos juegos, vídeos o aplicaciones que queremos que trabajen y manejen. Podemos consensuar con ellos en la selección de material y hacerles partícipes explicándoles motivos del material censurado, de este modo también les convertiremos en seres críticos y selectivos de la información.

- Juegos populares : Podemos jugar en familia durante el viaje a juegos tradicionales que resultan muy divertidos para todos y que ponen en funcionamiento procesos cognitivos básicos como la memoria, la atención, el cálculo, la resolución de problemas... A continuación os recordamos algunos juegos que todos conocemos:

  • El veo veo: Juego que consiste en que un participante piense en algo que observa, de la pista de la primera letra del nombre y el resto de participantes lo adivinen.

  • Palabras encadenadas: El primer participante dirá una palabra, el siguiente tratará de buscar otra palabra que comience por la última silaba que dijo el anterior participante y así sucesivamente.

  • Adivina quién soy: Un participante pensará en un personaje que el resto de participantes mediante preguntas tratarán de adivinar.

  • La canción de…: Un participante dice una palabra y el resto de participantes tratarán de buscar canciones que contengan dicha palabra.

  • Cálculo de matrículas: Trata de hacer la suma de los diferentes números de la matrícula del coche que precede al nuestro, el participante que primero indique el resultado correcto será el ganador.


Niños de 10 años en adelante

Utilizaremos los mismos recursos anteriormente mencionados pero nuestra función como padres consistirá en adaptarlos al nivel cognitivo de nuestros hijos, a sus gustos y sobretodo a conseguir que les motive y participen. Es un trabajo duro conseguir a partir de esta edad la participación, pero les animamos a que lo hagan porque confiamos en que lo conseguirán.

Añade tu comentario

ÚNETE

No hay comentarios